Glenda León, Estridencia metamórfica por Andrea Violeta Rojas

BLOG, 27 noviembre, 2019

Comparte:

La fantasía no es una forma de evadir la realidad, sino un modo mas agradable de acercarse a ella

Michael Ende.

 

Con objetos ordinarios llena su obra de cierta entelequia, casi utópica, por lo bien argumentada, esto ciertamente nos acerca a la realidad al observar su trabajo , donde su toque personal es distintivo, potestativo y ciertamente peculiar,  ya que con chicles masticados o sus mechones de cabello como materia prima,  logra crear elementos de intervención artística con una huella personal.

 

 

Luego de descubrir a muy temprana edad que su relación con el ballet venía directamente de la música, hace que este elemento de sincronía entre dos manifestaciones artísticas, que luego convertido en instrumento, direccione su carrera y se convierta en un componente representativo y reconocible en su obra. Deja ver que en el arte lo importante no es el material, sino el tratamiento que se le da a la obra. Glenda León reafirma eso con una nueva visión artística para nada reduccionista y más integrativa, multiconceptual, con cierta deconstrucción. Su continua búsqueda de cómo expresar estéticamente una experiencia la han llevado a diseccionar su arte de una manera poco general, percibe en los objetos más gráciles y banales una connotación metamórfica y filosófica, convirtiéndolos en espejo de su intención. Todo lo que ve, todo lo que encuentra, es un elemento para la representación de su obra. Su arte es terapia y su terapia es reclamo, y a la vez, ese reclamo, es el resultado final de una representación coetánea de elementos cotidianos que con un giro crean una experiencia que se mueve ante el conflicto, el mensaje, el espacio público y la intimidad.

 

View this post on Instagram

👁‍🗨 Tras su participación en la Bienal de La Habana con la instalación Mecánica Natural @glenda.leon emprende una reflexión dialéctica sobre la fragilidad y fuerza de la naturaleza. En un gesto simbólico de empoderamiento, la artista transforma el polvo de la ala de una mariposa en una galaxia imaginaria descubriendo su poder alegórico y desvelando lo invisible a nuestros ojos🦋 ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ 📍#opening de #mecanicaceleste de @glenda.leon este VIERNES 15 a las 19:30h 👉🏻 entrada libre! ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ #next #exibition #glendaleon #galeriasenda #conceptualart #contemporaryart #latinamericanart #cubanartist #galeriasendaartist #artgallery #artistsoninstagram #art #barcelona

A post shared by Contemporary Art Gallery (@galeriasenda) on

 

Su manera de hacer fotografía parte de una intervención en el espacio público, insinuando el estado emocional del ser como participante y su conducta que es, por antonomasia, ambigua. Rasgos que se ven claramente en su obra Todas las Flores, (Habana, primavera 2002). En el año 2012, en su trabajo Escuchando el Silencio, se enfoca en ubicar objetos sobre un pentagrama como notas musicales, ese toque de intervención que realiza con sus instalaciones, la llevan a la manipulación e intervención de sus fotografías. Si bien, para ella, lo más ingenuo y fútil puede expresar algo tan complejo como es la calidad de una experiencia, se enfoca más en esa catarsis que surge entre la foto y su espectador donde una imagen tiene la facultad de germinar y expandirse como una raíz palpitante en publico o en privado, es tan potente como seductora, puede ser tan benévola como ingrata. Esa imagen, esos pixeles y esos puntos de luz, que luego se reflejan en tinta y papel, tendrán un momento, una personalidad, un olor, un tejido, un sonido y una identidad como la de un ser humano, donde hay que crear un nexo, ella logra hacer ese triángulo o trinomio que está conformado por el momento, el lente y la conciencia perceptiva. Y eso es algo que Glenda maneja con destreza.

 

Cada obra que hago, la pienso y la repienso mucho, para ver si me dice algo,  yo me ocupo mucho del concepto,  de lo que comunica esa obra, y le doy mucha vuelta, y sobre todo a través del titulo trato de asegurar esa comunicación, no quiere decir q me interese solo una lectura pero me interesa asegurar así el camino de esa obra si no la consigo.

Glenda León 

 

La artista juega a ser aquella que mira a través del pequeño agujero de una cerradura; husmeando, acechando escondida, esperando aquello que los demás no quieren que veas o no se atreven a mostrar hasta que ella logra ese develar intimo y hasta obvio. Demuestra que todos queremos ser un intruso en la intimidad: ya sea en la nuestra, en la de otros y en la de algo. Puede dar la impresión de que la artista no está presente, pero sí lo está. Completamente.

Exponer una imagen aislada y huérfana de argumento es fácil. Cuando esa imagen tienen un sentido aparentemente artístico, estilizado por un tratamiento cosmético e intelectual, se consigue una especie de sinestesia conjugada en el marco del ser, un ser que es, por naturaleza, regido por mediaciones. Busca que su obra vaya adquiriendo alcance, con el objetivo de lograr incentivar las emociones del espectador creando un toque de seducción que, tal vez, modifique la forma de ver el mundo y junto con elementos sonoros, los cuales predominan en su obra, van marcados por el interés de la artista en el potencial que tienen al generar una eufonía, pero a su vez de condición visual y con la búsqueda ese equilibrio, queda claro que Glenda no siempre interviene en el hecho,  pero deja constancia de el.

 

  ~ Andrea Violeta Rojas